La Conexión es un espacio para jóvenes feministas - especialmente mujeres jóvenes - que trabajan sobre los derechos de la mujer y la igualdad de género en todo el mundo para conectarse, aprender y compartir información.

Más información

Ultimas oportunidades

Llamada a la participación

Imprint Movement (Movimiento “Huella”)

Imprint movementpor: Sandra Fernández *

El Movimiento “Huella” (Imprint Movement) se formó y comenzó su misión en el verano de 2012. A pesar de que la revolución en Egipto trajo un nuevo sentido de esperanza y optimismo, quedaba un gran trabajo por hacer para mantener los ideales que la caracterizaron. Comprometidos con la promoción del respeto mutuo y la cooperación entre todos los miembros de la sociedad egipcia,  “Huella”  comenzó centrándose en el acoso y agresión sexual. El nombre ‘ Huella ‘  proviene de nuestro deseo de dejar una marca positiva en el mundo en que vivimos. Creemos que la sociedad debe participar en la solución de este problema e instar a la gente a hacerlo a través de la intervención no violenta y el diálogo abierto.  Animamos a la gente a imaginar ellos mismos las soluciones y las estrategias para combatir el acoso y la agresión sexual,  y que al hacerlo se den cuenta también del grado en que este problema afecta a sus vidas, las de sus amigos y las de sus familias. Nuestro objetivo a corto plazo es disminuir significativamente los casos de acoso y agresión en la calle, y que las mujeres puedan dedicarse a sus actividades sin temor alguno.

Mejor conocido  por sus patrullas y campañas de sensibilización en las calles y el metro de la ciudad de El Cairo, el movimiento “Huella” se ha acercado a las universidades de todo el país para informar y motivar a otras personas a la acción.  En una de esas visitas, el 4 de abril 2014, “Huella”  fue a la Universidad de Suez y realizó un taller en cooperación con los grupos de estudiantes con el objetivo de capacitar a sus componentes para crear conciencia y combatir el acoso sexual, tanto en su vida cotidiana, como en su labor como grupos estudiantiles en la universidad.  En los talleres se les dio una definición de acoso sexual y se hizo una lluvia de ideas sobre las causas y los factores que lo favorecen. Se pidió a los estudiantes que se pusieran en el lugar de ambos, acosador y acosada, y que imaginaran la respuesta social que se espera ante estas situaciones, para darse cuenta de los efectos que tienen y la forma en la que afectan a los demás.

Después, los estudiantes hicieron campaña con “Huella”, e involucraron a  otros estudiantes en actividades orientadas a repensar el impacto del acoso sexual. En una de estas actividades, los estudiantes se confrontaban con un espejo que tenía un mensaje específico dirigido a los participantes masculinos y otro diferente hacia las mujeres participantes. A los varones se les preguntaba: “¿Por qué llevas puesto eso hoy?” y a las mujeres “¿Quién va a recuperar tus derechos si no eres tú misma?” Las reacciones de los estudiantes a las actividades fueron variadas. Al principio sintieron cierta incomodidad, pero poco a poco se fueron encontrando más a gusto al expresar sus opiniones. Muchos se apoyaron nuevamente en la cultura como justificación para la prevalencia del acoso sexual, mientras que otros comenzaron a desmontar el fenómeno en sí mismo.

“¿Por qué llevas puesto eso hoy?” es una pregunta a la que las mujeres se enfrentan antes de salir de casa, y el objetivo era lograr que los hombres pensaran en las situaciones que las mujeres deben enfrentar debido a sus acciones , para generar un sentido de empatía. Las mujeres se enfrentaban a la pregunta sobre quién va a recuperar sus derechos por ellas, para  motivarlas a actuar.

Otra de las actividades realizadas fue el Teatro del Oprimido, que utiliza el teatro como medio para promover el cambio social y político, en el que la actuación se convierte en un método de instar a la audiencia a pensar y a convertirse en “espect-actores”, quienes en el futuro intervendrían activamente, si fueran testigos de que alguien está siendo acosado o agredido. El público se sitúa en un escenario en el que se representa una escena en relación con el acoso y la agresión, y se le pide que asuma un papel dentro de la historia. Se pidió a los estudiantes que construyeran un final para la obra y a través de ello,  se dieron cuenta del poder que tienen en sus manos para cambiar el status quo y la realidad en la que viven.

Es importante que la población egipcia sea proactiva y se comprometa con el mundo, que esté preparada tanto para defender sus derechos, como para saber que la interacción armoniosa es la clave para eliminar muchos de los problemas sociales, especialmente la violencia de género.

* Sandra A Fernandez es estudiante de doctorado de Antropología Social por  la Universidad de St Andrews.  Actualmente es investigadora en la Universidad Americana de El Cairo. Forma parte del equipo de recaudación de fondos del movimiento “Huella” y es co-fundadora de “Giro a la izquierda”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Usted también podría estar interesado en