La Conexión es un espacio para jóvenes feministas - especialmente mujeres jóvenes - que trabajan sobre los derechos de la mujer y la igualdad de género en todo el mundo para conectarse, aprender y compartir información.

Más información

Ultimas oportunidades

Llamada a la participación

Yellow Fever: joven artista keniana expone en película de animación los efectos dañinos de los parámetros de belleza eurocéntricos en las mujeres negras

Yellow Fever de Ng’endo Mukii sobre Vimeo.

La joven directora de cine Ng’endo Mukii es la creadora de Yellow Fever (Fiebre Amarilla), un corto de animación que deja al descubierto los perversos parámetros de belleza transmitidos por los medios de comunicación y cómo influyen en la percepción y en el control de los cuerpos de las mujeres – en particular de las mujeres negras – tanto por parte de las mujeres como de la sociedad.

Conexión Joven Feminista conversó con Mukii acerca de la crónica social que presenta en su película y de la presión que ejercen el colonialismo y el racismo sobre las mujeres de color para que se ajusten a parámetros de belleza inalcanzables, que solo logran invisibilizarlas.

Mukii relata que durante la realización de Yellow Fever le surgieron muchas preguntas sobre la forma en que los medios, en Kenia en particular, niegan y despojan a la mujer africana de su verdadera esencia. En sus palabras: “Si todas las mujeres que vemos en TV tienen extensiones en el cabello, eso no deja lugar a las mujeres que no usan pelo ajeno. Nuestros propios medios no le dan ningún valor a nuestro pelo, entonces qué hacemos para encajar en este modelo de belleza. Si todas las mujeres que vemos en TV son pálidas o su tono de piel es claro, ¿cómo reaccionamos las mujeres comunes y corrientes a esta imagen que se nos muestra?”

La película, que fue la tesis final de Mukii en el Royal College of Art de Londres, combina imágenes coreográficas en vivo con animación computarizada y dibujada, e incluye entrevistas con familiares y narraciones. Su contenido gira en torno a las experiencias personales de Mukii y su familia, su hermana, sobrina y madre. También muestra a una mujer que le trenza el cabello, a quien llama Mkorogo (“mezcla” en idioma swahili), ya que solo se puso crema para blanquear la piel en las manos y la cara, quedando el resto de su cuerpo negro.

Mukii se recuerda como adolescente, pensando: “’Qué estúpida es esta mujer. Mírenla como se blanquea la piel. Mírenla, ni siquiera le importa ser quien es. Está tratando de cambiar su raza’. Pensaba muy mal de ella; era demasiado joven para darme cuenta de que no era más que un producto de la sociedad en que vivimos”.

La joven cineasta recuerda claramente la situación de la primera escena de la película, en la que está con su hermana en la peluquería, que fue “la última vez que me trencé el pelo. Recuerdo cuánto me dolía”. Sentía que Mkorogo la estaba castigando, que reaccionaba así de mal con ella porque su piel era más clara y eso la situaba idealmente más cerca del parámetro eurocéntrico promovido por los medios.

En la escena siguiente se yuxtaponen cuerpos negros bailando, respirando fuerte, con imágenes de representaciones coloniales de los cuerpos negros, y Mukii narra: “Veo cómo nos mira Occidente y cómo, en respuesta, esta mujer [la que le trenza el pelo] se ha esforzado por borrar el elemento que la hace verdaderamente africana: su propia melanina, su propia piel”.

En otra escena vemos a su sobrina en versión animada, sentada frente a una TV que muestra la imagen de una estrella pop blanca, diciendo cosas como: “Si yo fuera estadounidense, sería blanca, blanca, blanca, blanca y me encantaría ser blanca”.

Yellow-Fever-03_1000

Según Mukii, no se trata solo de su sobrina. Recuerda a una mujer que le arreglaba el pelo en el mercado de Nairobi, quien una vez le dijo que su hija solía pararse frente al espejo y decir: “Mami, de verdad, ¿por qué no soy blanca? ¿Por qué tuve que nacer negra?” La mamá no sabía de dónde venía ese anhelo y contaba que, finalmente, la niña había terminado diciendo:  “¡Bueno, por lo menos soy la más blanca de la familia!” Para Mukii es realmente desgarrador que una niña que debería estar disfrutando de su niñez esté cuestionando tan profundamente su constitución genética.

La elección del título de la película, Yellow Fever, hace referencia a una canción de Fela Kuti del mismo nombre, en la que critica a las mujeres nigerianas por usar cremas para blanquear la piel. Mukii señala que se identifica con el mensaje de la canción, pero no con la crítica de Fela Kuti, pues considera que la gente aún no es consciente de que el deseo de blanquearse la piel es un estado psicológico generado por condicionamientos negativos relativos a parámetros de belleza inalcanzables, que llevan a muchas personas a situaciones extremas, incluso a poner en gran riesgo su salud.

Lo que Mukii busca en su película es poner la carga de vergüenza y culpa en la sociedad, no en las mujeres. “Si nuestra sociedad valorase todos los tipos y colores de piel, no nos blanquearíamos. Si viviéramos en una sociedad que valora el cabello natural, no nos trenzaríamos el pelo para poder mostrar nuestras largas trenzas. Tampoco pensaríamos que esas trenzas son más bonitas que el cabello que crece naturalmente en nuestras cabezas.

La película de Mukii ha recibido muchos galardones a nivel internacional. También ha sido utilizada en clases universitarias para ilustrar planteos teóricos acerca de la fuerza con que se transmiten de generación en generación las experiencias de quienes vivieron la esclavitud y el colonialismo, haciendo que los mandatos de sentir fealdad o estupidez por el color de la piel sigan calando hondo hasta la actualidad.

Compañeras de la Conexión Joven Feminista: ¿qué piensan acerca de los parámetros de belleza que impone la sociedad? ¿Qué les parece lo que plantea Yellow Fever? Nos encantaría conocer su opinión sobre el tema. Escríbannos a yfa@awid.org.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Usted también podría estar interesado en