La Conexión es un espacio para jóvenes feministas - especialmente mujeres jóvenes - que trabajan sobre los derechos de la mujer y la igualdad de género en todo el mundo para conectarse, aprender y compartir información.

Más información

Ultimas oportunidades

Llamada a la participación

Una forma creativa de enfrentar el acoso callejero en Italia: Un “yo” que se convirtió en un “nosotras” activo

En 2013 leí un tuit que me hizo dar cuenta de que no era la única que sufría el acoso callejero y lo detestaba. Muchas veces intenté encontrar a la joven que había escrito: “No ‘tengo un problema’ si no quiero hablarte, hombre encantador al otro lado de la calle: ¡no estoy obligada a hacerlo!”. Seas quien seas, ¡muchas gracias! Ese mensaje envuelto en apenas 140 caracteres marcó una diferencia para mí, desencadenó algo que me inspiró a investigar más a fondo, a buscar ONG que se dedicaran a esto, a leer libros y a compartir mi experiencia con amigas. Decidí cambiar de lugar: pasar de ‘blanco’ a investigadora, y centré mi proyecto de tesis de maestría en las causas estructurales y en la transmisión de las conductas de acoso callejero en Italia, mi contexto.

Aunque en mi idioma “acoso callejero” se traduce de una forma un tanto extraña, “Molestie di Strada”, pronto me di cuenta de lo importante que era nombrar directamente esta forma de violencia contra las mujeres de la que no se habla y que en general es considerada una forma típica y cultural de “galanteria” o “complimenti pesanti” (elogios pesados), ignorando por completo los deseos de las mujeres y la cultura patriarcal en la que vivimos. En italiano, al acosador se lo suele llamar “pappagallo” (loro). Esto no solo expresa vívidamente una repetición estéril de palabras sino que también animaliza una conducta humana, efectuando un giro peligroso que pasa del terreno sociológico (conducta aprendida) al biológico (naturaleza ineludible).

La fuerte motivación personal que inspiró mi investigación me acercó al activismo y durante la quinta edición de la Semana internacional contra el acoso callejero (abril de 2015), el “yo” se convirtió en un “nosotras” activo. Con mi mejor amiga Shari Borghese* comenzamos a pensar cómo hacer un aporte significativo a esa iniciativa. Teníamos muchas ideas y pocos recursos, pero estábamos decididas a empezar de alguna manera. Diseñamos calcomanías que hicieran pensar, para pegarlas en espacios muy concurridos de las ciudades en las que vivimos y en todo lugar donde fuéramos. Nuestros mensajes son claros y están pensados para abrir debates. Algunas calcomanías dicen: “Mi cuerpo no es un espacio público”, “¿Por qué no haces nada cuando presencias acoso callejero?” o “NO no quiere decir ‘convénceme'”.

Después de haber pegado las calcomanías, les tomamos fotos y las publicamos en la página de Facebook y la de Twitter que creamos en italiano y en inglés. Somos una iniciativa pequeña, y los 330 ‘me gusta’ que recibimos en un par de semanas los vivimos como un gran logro. Nos sorprendió muchísimo ver que personas anónimas habían pegado nuestras calcomanías en cafés, universidades y estaciones de tren. Eso nos motivó a seguir adelante con nuestra iniciativa diariamente. Ahora estamos buscando ideas creativas para financiarnos, organizando eventos como un pequeño mercado de ropa de segunda mano que se llamará “Mi vestimenta no es una invitación”. ¡También recibimos con gusto sugerencias y aportes de amigas/os y seguidoras/es!

*Alma Rondanini es una joven feminista y una de las fundadoras de la iniciativa NO Molestie Di Strada (NO al acoso callejero). Es estudiante graduada de Género y Construcción de la Paz en la Universidad de la Paz creada por las Naciones Unidas en Costa Rica. Trabaja como pasante de investigación en el Belgrade Centre for Security Policy [Centro de Políticas de Seguridad de Belgrado] dentro del programa Género y Seguridad, y su trabajo versa sobre seguridad para mujeres y hombres en los espacios públicos de Serbia.

*Shari Borghese es una joven feminista y una de las fundadoras de la iniciativa NO Molestie Di Strada (NO al acoso callejero). Estudia Nuevas Tecnologías del Arte en la Academia de Bellas Artes de Nápoles, Italia. Es artista y una de las fundadoras de CriShArt. Sus obras son requeridas para performances en espacios artísticos y no convencionales, diseño y decoración. También ha organizado talleres en hospitales para acercar el arte a las niñas y niños internados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Usted también podría estar interesado en