La Conexión es un espacio para jóvenes feministas - especialmente mujeres jóvenes - que trabajan sobre los derechos de la mujer y la igualdad de género en todo el mundo para conectarse, aprender y compartir información.

Más información

Las mujeres brasileñas empobrecidas son las más afectadas por la epidemia del virus del Zika

Fundo imagem ZIKA

En estos últimos meses se ha hablado mucho de la epidemia del virus del Zika y su relación con las malformaciones neurológicas en el feto. Cuando la OMS la declaró una epidemia mundial en materia de salud logró llamar la atención de países tanto del sur como del norte. Brasil ha ocupado un lugar central en la epidemia y aunque dadas las turbulencias políticas y económicas que enfrenta el país no es precisamente publicidad lo que le falta, la epidemia del virus del Zika ha abierto una discusión más amplia sobre la situación de la salud pública y los sistemas de salud en Brasil.

El boletín epidemiológico (en portugués) más reciente difundido por el Ministerio de Salud de Brasil indica que entre el 22 de octubre de 2015 y el 26 de marzo de 2016, a las autoridades les fueron notificados 6776 casos de posibles «microcefalias y/u otras alteraciones del sistema nervioso central» en fetos (esto se determina midiendo la circunferencia de la cabeza del feto o de la criatura recién nacida. Si las medidas están dentro de los parámetros que exigen notificar el caso, se le practican una serie de estudios médicos para confirmar o descartar la presencia del virus). De los casos reportados, 944 se confirmaron y los otros 4291 todavía se están investigando. Aunque ahora es común hablar de microcefalia en el marco de la epidemia, la asociación entre el virus del Zika y los trastornos neurológicos fetales no se reducen a ese signo. La microcefalia es solo el primer signo que se registra en el estadio perinatal para notificar de una nueva enfermedad que la comunidad científica denomina «síndrome congénito del zika» y que puede incluir otras deformaciones graves. Debora Diniz, de Anis – Instituto de Bioética, explica aquí (video en portugués) como funciona en detalle el proceso de notificación y confirmación.

Aunque la epidemia tiene alcance nacional, está concentrada en el nordeste del país y sus principales afectadas son mujeres empobrecidas y en edad reproductiva. Estas mujeres viven en zonas donde las condiciones sanitarias son precarias, con acceso irregular al agua potable, lo que contribuye a la proliferación de enfermedades transmitidas por el mosquito. También tienen escaso acceso a la información y los servicios para el cuidado de la salud. Si están embarazadas, pueden enfrentar una situación de tortura psicológica: como hay muchas preguntas para las que la ciencia aún no tiene respuesta, ellas no pueden saber con certeza si el zika puede afectar o no el embarazo y su propia salud, ni cómo podría hacerlo. La ley no les reconoce el derecho a interrumpir el embarazo y no pueden pagar el costo de un aborto ilegal pero seguro. No tienen cómo cuidar a sus hijxs si estxs se ven afectadxs por el virus. La cobertura mediática de la epidemia ha mostrado que muchas de estas mujeres fueron abandonadas por sus parejas durante el embarazo o poco después de haber dado a luz una criatura a la que se le diagnosticó síndrome congénito del zika. Dado que la protección social que el Estado brasileño ofrece a la maternidad y a la infancia es limitada, la epidemia ha incrementado el trabajo de cuidados que realizan las brasileñas pobres. No cabe duda alguna del efecto particular y traumático que tiene la epidemia sobre las mujeres, ya que afecta su salud, sus necesidades en cuanto a protección social y sus derechos, especialmente los sexuales y reproductivos.

Pese a todo, lo que estamos viendo en Brasil es un Estado que ha descuidado las necesidades de salud básicas de comunidades enteras y que no está actuando con la rapidez suficiente para responder a la epidemia. Además, en el Congreso brasileño hay representantes políticxs que están utilizando esta crisis para impulsar agendas conservadoras y fundamentalistas que restringen la autonomía corporal de las mujeres; un ejemplo es el proyecto de ley (PL 4396/2016) que incrementa la pena de prisión hasta 15 años por abortar fetos microcefálicos. La realidad indica que incrementar las penas por aborto o imponer leyes aún más restrictivas que las que ya rigen en Brasil tendrá impacto sobre todo en las mujeres empobrecidas, las mismas que constituyen la mayor parte de las afectadas por el virus del Zika y que están dando a luz criaturas con particularidades neurológicas. Son ellas las que tienen menos acceso a servicios de salud y al ejercicio de sus derechos, además de cargar con el mayor peso (video en portugués) de la epidemia. Lo que ha hecho el virus del Zika por las mujeres brasileñas es darle visibilidad a un cuadro que revela las desigualdades crecientes en el país, entre ellas las de ingresos, género y geográficas. Ahora más que nunca se necesita justicia reproductiva para las brasileñas.

Anis – Instituto de Bioética (sitio en portugués) está preparando un caso para presentar ante la Suprema Corte del país, exigiendo un paquete amplio de planificación familiar y protección social a la maternidad y la infancia que incluya el acceso a información de calidad sobre la epidemia y sus riesgos; el derecho al aborto legal y seguro si la mujer así lo desea, teniendo en cuenta la posible tortura psicológica que puede significar llevar un embarazo a término durante una epidemia cuyos efectos todavía no se conocen; y para las mujeres que dan a luz bebés con discapacidades, protección social para ellas y sus hijxs, que incluye el acceso inmediato a programas de transferencia de efectivo. El mensaje que quieren comunicar con este caso es que pese a la falta de certezas científicas, lo que sí se sabe es que las embarazadas brasileñas están sufriendo y eso no puede ser tolerado o ignorado. El Estado brasileño debe reconocer que promover la salud sexual y reproductiva de las mujeres es condición necesaria para proteger la salud pública, en presencia de una epidemia o no, así como entender que la autonomía reproductiva de las mujeres (en portugués) y los derechos de las personas con discapacidad (video en portugués) son dos agendas completamente compatibles y con áreas compartidas. Para conocer más sobre este litigio estratégico, puedes consultar el blog de Anis Vozes da Igualdade [Anis Voces de Igualdad] (video en portugués).

Sexuality Policy Watch ha compilado una extraordinaria lista de recursos y noticias provenientes de todo el mundo sobre la crisis del virus del Zika y su efecto sobre las mujeres.

Autoras: Marisa Viana (RESURJ) y Sinara Gumieri (Anis – Instituto de Bioética)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Usted también podría estar interesado en