La Conexión es un espacio para jóvenes feministas - especialmente mujeres jóvenes - que trabajan sobre los derechos de la mujer y la igualdad de género en todo el mundo para conectarse, aprender y compartir información.

Más información

Este año por fin eliminé de mis amistades a mi violador.

Esta entrada de blog trata sobre mi violación, de como fui silenciada y del modo en el cual me silencié a mí misma debido a las relaciones en línea que luego mantuve con mi violador y sus amigos. En aquel entonces tenía dieciséis años. Actualmente tengo veintidós, soy orgullosamente visible y recién ahora he comenzado a comprender y procesar de manera cabal lo que me sucedió; principalmente gracias a lo que leí y lo que la gente compartió conmigo a través de blogs feministas y grupos de Facebook. ¡Finalmente he logrado progresar con mi depresión y me he cambiado a la carrera de psicología! Espero estar haciendo algo bueno para las mujeres en un futuro cercano.

Al día siguiente de haber sido violada, llegué a mi casa y tenía una solicitud de amistad de mi violador en Facebook. Tenía también muchas otras solicitudes de todas las personas que estuvieron allí esa noche, y además había sido etiquetada en muchas fotografías. En aquellas fotografías yo estaba riendo, sostenía latas de cerveza, estaba sentada en la falda de mi violador, había muchas personas que se mostraban felices, bebiendo, besándose, había muchas bikinis sexis y ebrixs sonrientes.

Acepté todas las solicitudes, le di “me gusta” a algunas fotos, escribí algunos comentarios y sonreí. ¡Qué buen fin de semana!

Dicho violador inmediatamente me escribió:

“¡Oye nena!¡Anoche fue pura droga! Espero que hayas vuelto bien a casa, ¿hablamos pronto por Skype?”

Espera, pensé, ¿quizás estoy confundida? ¿Resulta que no fui violada? No tengo deseos de hablar por Skype contigo, o de ver tu cara una vez más. Creo que me hiciste algo malo.

“¡Oye querido! ¡Sí, sí estuvo Sí, hablemos pronto! Abrazos.”

Alguien tomó mi collar, estaba segura, lo tenía muy ceñido al cuello, como como había estado durante dos años. Ahora solo tengo un moretón levemente rojizo en su lugar. También tengo moretones en mis caderas, marcas de mordeduras en mis muslos y pechos, tengo sangre en mis bragas, y cortes y quemaduras dentro de mi vagina. ¿Quizás realmente me gusta hacerlo de manera ruda cuando estoy ebria? No parece ser así, nunca antes había tenido relaciones sexuales, nunca había visto siquiera un pene en la vida real o me había desnudado junto a alguien más. Nunca había tenido sexo antes. ¿Cómo podría haber consentido hacer algo tan violento y no ser consciente, o acordarme nada de ello? ¿Tuve los genitales de alguien dentro mío en algún momento? No creo que yo hubiese deseado eso.

“¡Hola Maria! ¿Cómo estás? ¡No tuvimos oportunidad de despedirnos anoche! ¿¿Es cierto lo que me dijeron, que estuviste con Dicho Violador?? ¡¡Detalles!! Besos.”

Oh, sí, Kathy, supongo que estuve con Dicho Violador. No tengo ningún detalle, ¿tú tienes alguno? ¿No nos viste salir de la fiesta? Yo estaba ebria, él estaba tratando de llevarme a mi habitación y yo no quería, incluso rompí una lámpara mientras salíamos. Ustedes chicxs permanecían sentados en el sofá, se estaban riendo. Kathy, ¿quién era la persona que vi por la mañana? ¿Debo suponer que ella fue la que estuvo difundiendo las buenas nuevas? Pedí ayuda. Ella me palmeó el hombro y se rió,

¡Qué noche de locos!

Sí, fue de locos, no tengo mis zapatos ni mi teléfono, estoy herida físicamente, tengo un sabor y una sensación extraños en la boca. ¿Me puedes ayudar? Dicho Violador no está aquí. Estuve con él ¿no es así? Sí, quizás nos embriagamos juntos y decidimos tener sexo en el jardín, lo he olvidado. Sí, quizás cuando se fue él seguía ebrio, también confundido.

Bien, gracias Kathy, ahora recuerdo, sólo estaba confundida.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Usted también podría estar interesado en